Blog de Consejos - Mi Auto

Aquí podrás obtener ayuda financiera para que puedas cumplir tus obligaciones financieras del día a día y también para que puedas ahorrar o prevenir lo que venga en el futuro

Auspicia:

Hace algunos años, para comprar un auto en el Perú, tenías dos opciones: pagarlo en efectivo o pedir un crédito. Y dentro de estos, podías elegir entre un préstamo personal y un crédito vehicular, creado exclusivamente para financiar este tipo de compras.

Si soy un buen conductor, ¿para qué voy a necesitar un seguro vehicular? Es una pérdida de dinero, ya que no lo usaré hasta que sufra algún choque o tenga un accidente.

Convertirte en todo un conductor y que lo primero que te suceda es ser detenido por la policía por no contar con el SOAT es algo que nadie quiere pasar. Y para evitarlo es necesario estar informado de por qué este seguro o la falta del mismo es tan importante para los conductores peruanos e incluso Sudamericanos, y cómo sacarle provecho.

En el mundo de los seguros vehiculares hay mil y un pólizas que un cliente puede adquirir. Básicamente, tienes muchas coberturas para elegir, dependiendo del nivel de protección que busques, de lo que estés dispuesto a pagar y de los beneficios adicionales que quieras sumarle a la póliza elegida.

En un país con una economía altamente dolarizada como el Perú, comprar y vender dólares forma parte de nuestra rutina financiera.

Comprar carro nuevo sigue siendo una de las metas favoritas de los jóvenes de hoy. Pese a que el tráfico en el Perú no está en las mejores condiciones, tener un auto representa una señal de autonomía e incluso madurez. ¿Por qué? En primer lugar, porque involucra un compromiso duradero, es decir, estar seguro de la decisión que se tomará y asumir la responsabilidad que representa.

Si tienes un auto, tus padres te prestaron el suyo o de alguna manera, acabarás manejando algún vehículo, debes tener presente que sí o sí necesitarás un seguro que lo proteja.

Vivir con tus papás, a cierta edad, deja de ser bonito y empieza a ser incómodo. Y es que, al seguir estando “bajo su techo”, no logras ser totalmente independiente.

Comprar un carro está entre las primeras metas de los jóvenes que apenas empiezan a trabajar. Una vez que terminan la universidad, muchos tienen como objetivo salir de casa de sus padres y dejar de pedir el carro prestado, para empezar a transportarse en uno propio.

Las aseguradoras solo quieren engañarnos, nunca te pagarán la indemnización, y mil y un conversaciones parecidas. Probablemente has escuchado esto millones de veces, pero lo cierto es que se trata de algo muy alejado de la verdad. Durante muchos años, una gran cantidad de conductores en Perú se ha negado a adquirir cualquier tipo de seguro para su auto.